Noticias

Gratuidad 2017: Las cinco preguntas aún pendientes. La Segunda. 29 de septiembre de 2016.

El pasado 29 de septiembre, el periódico nacional La Segunda realizó una nota en la que se publicaban 5 dudas aún pendientes respecto de la gratuidad en 2017. Nuestra secretaria ejecutiva, Patricia Noda junto al experto José Joaquín Brunner; el rector de la Universidad de Santiago, Juan Manuel Zolezzi y el rector de la Universidad Católica Ignacio Sánchez, contribuyeron en el planteamiento de estas preguntas.

A continuación la nota completa:

Pese a que solo faltan horas para que el Ejecutivo entregue al Congreso su propuesta del Presupuesto para el 2017 (el plazo vence mañana), las dudas en torno a la gratuidad universitaria para el año entrante siguen vigentes.

El beneficio, que debutó el año pasado en 30 universidades (25 tradicionales y 5 privadas) para el 50% de alumnos más vulnerables, fue incluido en una glosa presupuestaria debido a que no alcanzó a tramitarse una ley que lo regulara de manera directa.

Este año ocurrirá lo mismo, ya que el proyecto de reforma a la educación superior (criticado por estudiantes, rectores, expertos y parlamentarios) fue ingresado al Congreso hace dos meses. Y aunque el Gobierno ya adelantó que uno de los énfasis del Presupuesto 2017 será educación y gratuidad, aún persisten dudas.

1 ¿Cuándo se establecerán y financiarán los costos reales de las carreras?

“Para tener un adecuado cálculo de los aranceles de referencia y aranceles regulados, es básico determinar el costo real de las carreras. Es crucial para evitar que el sistema se desfinancie y termine disminuyendo en calidad”, advierte el rector de la U. Católica, Ignacio Sánchez.

Explica que “no hay un análisis detallado y riguroso sobre el tema. Hoy la transferencia de recursos a los planteles (por gratuidad) considera el número de estudiantes afectos al beneficio más un 20% para acortar la brecha entre el arancel real y el de referencia. El punto es que muchos planteles tenemos una brecha mayor. Nosotros por ejemplo tenemos un 35%, lo que significa asumir el diferencial. Somos cerca de 10 planteles en esta situación. Y eso significa que una parte de la gratuidad la financia el Ministerio de Educación, pero la otra parte las instituciones”.

2 ¿Cambiarán los criterios? ¿Qué cobertura tendrá?

Para el experto José Joaquín Brunner, “hay una definición básica que impactará directamente en la gratuidad 2017: los criterios para entrar en gratuidad. ¿Se van a mantener los mismos o se cambiarán?, porque eso permitirá saber si se aceptarán, mantendrán o saldrán instituciones del beneficio. Recién ahí se podrá saber cuántos jóvenes van a ser cubiertos con el beneficio”.

Agrega que la glosa presupuestaria “podría, por ejemplo, resolver rápidamente la situación de la educación superior técnica profesional poniendo una norma que permita que los CFT e IP que estén en proceso de cambio a sin fines de lucro puedan ingresar al sistema mientras se termina de tramitar la ley”.

Y agrega: “Hay una serie de dudas aún. Me pregunto qué pasará con las universidades que cumplen con todos los requisitos que pide el Ministerio de Educación, pero que no son parte del Sistema Unico de Admisión, ¿podrán optar a la gratuidad?”

3 ¿Cómo se fiscalizará el buen uso de los dineros entregados a las instituciones privadas?

Para el rector de la Universidad de Santiago, Juan Manuel Zolezzi, “la gran duda es qué pasará con la fiscalización de las platas entregadas a las instituciones privadas”.

Por ello pregunta: “¿Se va a pedir rendir cuentas? porque las universidades estatales lo hacemos. Nadie sabe hoy cómo estos planteles usaron las platas del 2016 porque no estaba establecido en la glosa pasada, ¿estará contemplado ahora?”.

4 ¿Se ampliará a los institutos profesionales y centros de formación técnica?

“Nos preocupa que coincidan los plazos de la glosa de gratuidad con el proyecto de ley que transforma a los institutos profesionales y centros de formación técnica en entidades sin fines de lucro, porque muchas instituciones lo requieren para acceder al beneficio”, explica la secretaria ejecutiva de Vertebral, Patricia Noda.

Otro punto importante, señala, es saber si se igualarán las diferencias de cobertura (tanto de número de beneficiados como del tipo de beneficio) que hoy existen entre alumnos de planteles universitarios y técnicos. “En los institutos profesionales y centros de formación técnica hay un 45% de alumnos sin ningún beneficio para estudiar (crédito ni becas), mientras que en las universidades son solo un 27% los estudiantes en estas condiciones”, señala Y agrega que “las últimas cifras muestran que el Estado invierte, en promedio, $6 millones por año por cada alumno universitario, mientras que por cada estudiantes de educación técnica superior la cifra llega apenas a los $890 mil anuales”.

5 ¿Cuándo se pagarán los dineros prometidos?

“En esta oportunidad es urgente asegurar una calendario de pago más exigente para que el Gobierno pague la gratuidad a las instituciones. No puede volver a pasar lo que ya vimos: un subcálculo de los dineros, y más aun, pago atrasado”, dice Brunner.

Zolezzi agrega: “Ese fue un parto de los montes y hubo universidades bien complicadas con el tema. Algunas incluso debieron endeudarse pidiendo préstamos”. La primera cuota que el Estado debía traspasar a las instituciones por concepto de gratuidad —cerca de $200 mil millones— fue pagado en la fecha pactada. Sin embargo, la segunda cuota que debía cancelarse en junio sufrió tal retraso que el Consejo de Rectores decidió enviar una oficio interno al Mineduc pidiendo ponerse al día y ya a fines de agosto informó públicamente la situación que debía regularizarse los primera quincena de septiembre.

 

Fuente: La Segunda

http://impresa.lasegunda.com/2016/09/29/A/fullpage#slider-18

 

 

You Might Also Like