Información Estadística

LA EDUCACIÓN TÉCNICA PROFESIONAL EN CIFRAS (2013)
  • Desde el año 2010, los alumnos que optan por la Educación Superior Técnica Profesional superan a los de las universidades. El Ministerio de Educación registró que durante el 2014, 190 mil estudiantes (56%) se matricularon en Centros de Formación Técnica o Institutos Profesionales.
  • Al considerar la matrícula total, la participación llega al 44%, con 486 mil estudiantes.
  • Existen 105 instituciones (CFT e IP), de las cuales 35 están acreditadas (equivalentes al 36%).
  • Respecto a los titulados, durante el 2012 se titularon en la ESTP aproximadamente 62.000 estudiantes (39%) duplicando la cifra de titulación del 2008. En los últimos 10 años, se acumula un total de 350.000 alumnos titulados.
  • Según el INE el 12% de los ocupados tienen educación técnica frente al 22% que poseen educación universitaria. Un 66% de los ocupados no tienen estudios superiores.
  • El 31% de los docentes pertenecen a los Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica.
  • La tasa de retención, dadas las características de los alumnos de estas instituciones, son relativamente más bajas que de las universidades: 66% para los CFT y 63% para los IP versus el 71% de las universidades.
  • El porcentaje de becados de las universidades del CRUCH es de 39%, mientras que en la ESTP es de 29%.
  • La Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA) ha estimado en aproximadamente 600 mil el déficit de técnicos profesionales, lo que muestra el rol clave que ha de cumplir este sector tanto para el desarrollo social como para la innovación y producción del país.

EL CONSEJO EN CIFRAS (2013)
  • Los alumnos provenientes de las instituciones miembros del Consejo representan el 44% de la matrícula de admisión y el 35% de la matrícula total en la educación superior, lo que la convierte en la asociación más importante de la educación superior en Chile.
  • El Consejo de IP y CFT representa el 80% de la matrícula total de la educación técnico profesional en Chile.
  • La ESTP opera como una palanca de movilidad social: el 64% de sus alumnos provienen en un 65% de los dos menores quintiles de ingresos.
  • El 71% de ellos son primera generación en acceder a la Educación Superior y la mayoría estudia y trabaja simultáneamente.